Amakano

A finales de noviembre y la ciudad de aguas termales Yomase-machi ya era un país de las maravillas del invierno, habiendo sido teñida de blanco por la nieve que caía. Yuuki se mudó a esta ciudad nevada para ayudar a sus abuelos a palear la nieve en su casa, la antigua casa de huéspedes Yamanouchi-sou. Conoció a mucha gente de buen corazón, incluyendo a la doncella del altar, Sayuki, que se preocupa por su incapacidad para saludar adecuadamente a los extraños, a su misteriosa pero juguetona compañera de casa y senpai Mizuki, y a la alegre y enérgica mascota kouhai del café local, Koharu. Aunque todavía se sentía perdido, intentó acostumbrarse a vivir en esta tierra nevada. Durante ese tiempo, su abuelo le sugirió que encontrara el amor mientras aún era joven y que llevara una nueva vida en serio. Ahora es el momento de dar el primer paso y enamorarse.